Virginia Domínguez tiene síndrome de Rett, una enfermedad congénita con compromiso neurológico, que fue deteriorando su motricidad y su capacidad de habla a lo largo de sus 31 años. Afortunadamente, la natación logró ayudarla y mucho.

Patricio Huerga, el profesor de natación de Virginia desde hace 24 años, es co creador del proyecto Tiburones del Paraná. La organización que nació en la ciudad de Arroyo Seco, provincia de Santa Fe, se destaca por trabajar la inclusión social a través del deporte y de una forma particular. “En los distintos grupos de natación entrenan en conjunto alumnos con y sin discapacidad, ya sean físicas o mentales. Solo los separamos por edad”, contó Patricio en una entrevista a La Nación.

Por parte, Virginia entrena a la par de una joven a la que le faltan ambas piernas y de un compañero sin ningún tipo de discapacidad. “Ahí es feliz. A veces puede estar nerviosa o inquieta durante el día, pero una vez que entra a la pileta, su mundo se acomoda. Es como si el agua la abrazara. Además, se maneja con total independencia, decide cuando entra y sale, cuanto tiempo entrena”, asegura Pedro, su padre.

Virginia vive con sus padres, a quienes ocasionalmente acompaña al local que administran en el centro de la ciudad. Durante la semana también ayuda como puede en su casa, hace kinesiología y otras actividades recreativas, como clases de teatro especiales.

Adriana Farías, la madre de Virginia, contó cómo fueron las primeras clases de su hija: “Al principio teníamos miedo porque no sabíamos cómo iba a desenvolverse Virginia, ella tenía solo 7 años y ya mostraba problemas de motricidad y estaba perdiendo el poco habla que tenía. Pero entró en confianza con Patricio y a las pocas clases ya nadaba sola”.

“Acá no existen las diferencias, todos nos ayudamos entre todos para ser cada vez mejores. La competencia es contra uno mismo y es así como los chicos se van superando constantemente. Todos somos tiburones“, afirma Patricio.

El padre de Virginia asegura que sin los tiburones ella no podría haber tenido la calidad de vida que tiene: “Según su neurólogo, no es normal que una paciente de su edad con síndrome de Rett tenga un estado de salud mental y físico tan bueno. Estamos seguros que eso se lo debemos a la natación y por eso vamos a estar eternamente agradecidos a Patricio. Pero también sabemos de todo el esfuerzo que hizo Virginia día a día durante más de 20 años. Como padres no podríamos estar más orgullosos”.

Fuente: La Nación. https://ar.cienradios.com/la-increible-historia-superacion-virginia-clases-natacion/

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s